La verdad es que en un principio no me parecieron nada del otro mundo Los 5 Pasos que me enseñaste para deshacerme de mi pánico escénico.

No puedo juzgar porque no practicaba los “deberes” que me aconsejabas semanalmente, pero yo te escuchaba…

Al poco tiempo, asistí a una sesión de constelaciones familiares. Estaba tranquila hasta que me di cuenta que, en un ratito, tendría que exponer al grupo de personas que había allí el porqué de mi asistencia y qué era lo que había ido a “constelar”. Así que no recordé decirle a la persona que guiaba las constelaciones que quería exponerle mi tema en privado.

Cuando me di cuenta de esto, en unos segundos, noté como me ruborizaba, que mi corazón parecía latir a mil por minuto y si hubiera tenido que hablar en ese momento, seguro que casi no me hubiera salido la voz, con el pánico escénico que me bloqueaba siempre, hasta el punto de que me costaba hasta decir mi nombre… en ese momento recordé tus palabras.

Me decías algo así: “el pánico, el miedo… forman parte de ti, son otro tipo de energía… No luches, no los rechaces. Sólo acepta y ámalos porque forman parte de ti, están en ti…”, y en ese instante cedieron el exceso de pulsaciones, sentí como mi rostro ya no estaba ruborizado. Seguí recordando tus palabras y sintiendo cómo aceptaba todo en mí: aceptaba y me fundía con mi miedo, y el resultado fue el amor, me amaba, sintiera lo que sintiera en mí, porque me aceptaba. El malestar desapareció y me envolvió una calma profunda: sentía mucha paz.

Al poquito rato me tocó salir a exponer mi tema y aparte de sentirme tranquila, me sentí muy cómoda hablando y explicando. El tiempo pasó volando y me sentí feliz.

Ésta es mi primera experiencia después de las sesiones con Loto Ananda. Desde aquel día, si en algún momento vuelve el miedo, lo acepto como parte de mí y se convierte en amor y calma.